Gin Seok Song:
“LA COMPETICIÓN ES UNA PARTE DEL NEGOCIO,
ES MEJOR PUBLICIDAD QUE HACER ANUNCIOS”

(Entrevista realizada por Claudia Riquelme L., en Sierra Nevada (España) durante el Campeonato Mundial de Parapente 2001)

Diseñador, piloto de pruebas y Presidente (además de fundador-dueño) de Gin Gliders, una de las empresas más sólidas del mundo del vuelo libre, este coreano emprendedor salió de Edel para montar una empresa que se ajustara a su filosofía propia. En poco tiempo, ha demostrado el éxito de su visión comercial, convirtiendo a Gin en un nombre que suena a pódiums, récords y calidad. Él mismo disfruta de la competición de alto nivel y utiliza su propia experiencia en el desarrollo de sus velas, sean de carreras o de serie.

-Tu compañía tiene poco más de 3 años de vida. ¿Qué me puedes decir acerca de su posición en el mundo del parapente en este momento?
Vamos por partes. Yo he trabajado para otras empresas, como Edel desde 1992, y los parapentes dependen mucho de los diseñadores, por eso, cuando empecé mi propia compañía muchos pilotos se me unieron y fue algo así como un despegue fácil, comparado con otras empresas.
-Es lo que me llama la atención, porque el nombre "Gin" es ya bastante conocido y en este campeonato mundial casi un tercio de las velas son Gin. ¿Cómo es eso, cómo lo has logrado?
Quizás los otros fabricantes no se concentran realmente en diseñar modelos de competición. Yo mismo compito, me gusta competir, y este tipo de velas siempre son para nosotros como una investigación. Vuelas con ellas y puedes encontrar mejores soluciones; de hecho, vuelas mejor en los campeonatos. Si vuelas cross-country o vuelos normales, no vas en condiciones tan fuertes, sólo haces un vuelo agradable y aterrizas. En competición vas a hacer una prueba, con condiciones fuertes, a veces con mucho viento, entonces te encuentras en diversas condiciones y vas viendo lo que ocurre en cada una. Justamente esta investigación es la que podemos llevar a la producción de velas de serie. Las velas de competición entonces son buenas para desarrollar las nuevas generaciones de velas para el público.
-¿Qué importancia tiene un evento como éste para la compañía?
Es una pregunta difícil (sonríe). Gin Gliders nació con la Boomerang, que es nuestra vela de competición y que lleva ya tres años, ganando muchas competiciones, así que prácticamente hicimos nuestro nombre con ella. Hemos sido realmente exitosos con los resultados de las competiciones y todavía estamos en ellas obteniendo resultados, y estos resultados están a la vista de nuestro público. A veces, ésta es una publicidad mejor que hacer avisos publicitarios. No sé cómo lo van a hacer marcas como Nova, que tuvo tanto éxito en las competiciones y de pronto paró el año pasado (2000). Para mí, la competición es una parte del negocio. Siempre podemos obtener resultados y esos resultados se traducen en una buena imagen para la marca. Si ganas, tienes una buena imagen y la gente piensa que si los fabricantes han hecho una vela de competición tan buena, el modelo de iniciación también debe ser bueno. Hay esa relación. Yo disfruto mucho apoyando las competiciones.
-Cuéntame sobre el nuevo sistema rigi-foil que han introducido en las Boomerang. ¿Qué efecto tiene y cómo funciona?
En cualquier aeronave, el borde de ataque es la parte más importante. Nosotros volamos con velas muy flexibles y la vela se forma con el viento, así que cuando volamos en condiciones agresivas el aire está siempre entrando y saliendo, y mientras este aire se mueve, también lo hace el borde de ataque. Este pequeño movimiento causa pequeñas resistencias. Entonces pusimos los rigifoils, piezas de plástico muy flexible, entremedio de los cajones, de las costillas, para hacerlas más rígidas. Por eso las llamamos "rigid air foils". Las velas de alto rendimiento tienen más costillas que los modelos principiantes, que van con cajones más grandes y también producen mayor resistencia. Para disminuir esto tenemos que poner muchas costillas. La eficiencia que da poner un rigifoil es la misma que poner una costilla más en el borde de ataque. El rigifoil sostiene entremedio de las costillas, detiene el movimiento y mantiene siempre abiertas las bocas. Entonces tienes un borde de ataque mucho más fuerte. Así, cuando vas más rápido, con el acelerador, el borde de ataque mantiene la forma. Si no tuviera el rigifoil, esto se va hacia adentro y se deforma un poco, y cuando se deforma, por supuesto que el parapente se hunde más (desciende). Con el rigifoil usamos más el acelerador, colapsa menos y la reapertura no es ningún problema, porque es una pieza suave, sólo lo suficientemente dura como para sostener el borde de ataque, nada más. Normalmente no tiene poder tridimensional.
-¿Algún efecto negativo?
El costo es mayor. No hemos visto otros puntos negativos hasta ahora. Hemos estado volando esto durante más de un año ahora, y sin problemas. Además, las velas de competición son generalmente más difíciles de inflar; especialmente con viento fuerte, el despegue es más complicado, ¡pero con ésta, es tan fácil! Porque está siempre abierta para la entrada del aire. Es como inflar una vela intermedia.
-¿El sistema rigifoil está en velas perfo también?
Por supuesto. Tenemos ahora una vela perfo 2-3, que va con rigifoils y comenzamos recién a venderla (la Nomad).
-¿Y las prestaciones?
El efecto del rigifoil no es muy notorio si vuelas tranquilo. En alta velocidad sí que tienes mejores resultados por la menor deformación de la vela, tiene una menor tasa de caída. En todo vuelo en general, por ejemplo en térmicas, este borde de ataque va tan limpio que no hay movimiento. Tú sabes que el aire siempre se está moviendo así que el ala también se mueve cuando el aire entra y sale de ella. Cuando vuelas, el aire te va deteniendo y dejando, entonces la primera impresión con el rigifoil es mucho más suave. Al ser el borde de ataque más limpio puede cortar el aire mucho más suavemente. Ése es el punto principal donde podemos decir que el rigifoil es realmente bueno.
- ¿Qué te parecen otros sistemas nuevos que se ven en algunos diseños de parapentes, como los cajones cerrados?
Nosotros también probamos velas con un cajón abierto, uno cerrado, y comparamos, pero no vimos diferencias en cuanto a rendimiento. Encontramos diferencias en el despegue, que tiene mayor dificultad, y también para trimar estos parapentes para que sean tan seguros como los demás. En mi opinión, tienes unas partes abiertas y otras cerradas, así que tienes distintas formas en el borde de ataque y el aire produce menos resistencia en una parte, no se mueve, pero en otra sí que la tienes. Ellos creen que esta parte elimina por completo la resistencia, cuando de verdad uno abierto-uno cerrado no tiene sentido para mí para mantener un equilibrio. No estoy seguro, tendría que probarlo más para responder. Ya veremos, ellos creen que esto trabaja bien pero cuando nosotros lo probamos no vimos diferencias.
-¿Cómo ves el futuro del diseño de parapente? ¿Se ve una dirección hacia dónde va?
Estoy seguro que se harán cosas. Como ves, en 10 años el desarrollo fue increíble y con grandes cambios. Hoy podemos comparar un modelo de iniciación con un parapente antiguo como el Flash, que diseñé para UP en 1991 y que fue uno de los parapentes con mayor rendimiento en el mundo, en su época. Yo lo comparé con uno DHV 1 de hoy, y el DHV1 tenía mejor rendimiento que la vela de competición del 91. Interesante, ¿no? Te dice algo. Hemos avanzado mucho en términos de seguridad con muy buen rendimiento. Al principio, hasta 1990, no se volaba durante el día porque era muy fuerte para esas velas. Yo creo que todavía podemos avanzar mucho, pero se necesita invertir para investigar nuevas tecnologías, eso es seguro.
Por ejemplo, nosotros trabajamos con la Fuerza Aérea, usando tres diferentes túneles de viento para hacer las pruebas y obtenemos resultados bidimensionales, pero cuando regrese tendré resultados tridimensionales y también haré parapentes pequeños para meter en el túnel de viento. Será un Boomerang a escala porque ya sabemos exactamente como vuela un Boomerang, pero al hacer uno a escala obtendremos todos los datos, entonces al hacer uno nuevo no se necesita realmente hacer tantos tests. Podemos hacer los modelos a escala, meterlos al túnel de viento y ver los resultados. Si son buenos, hacemos el parapente grande. Así podemos ahorrar muchísimo dinero, porque para hacer un parapente se fabrican muchos prototipos y eso tiene un gran costo. Ahora tengo una muy buena relación con la Fuerza Aérea de Corea, para hacer esto.
Los parapentes a escala, obviamente, no funcionan exactamente igual que uno tamaño real, pero se obtienen datos referenciales muy importantes para saber cómo va a ser a escala normal.
Hoy todos los diseñadores ven esto y lo otro, comparan, etc., pero creo que en este momento todos los diseñadores están más o menos al mismo nivel.
Creo que el fabricante que invierta en investigación y estudio es el que quizás pueda encontrar mejores tecnologías para fabricar nuevas velas.

 

Si quieres reproducir cualquier información o imágenes de esta web, por favor consúltanos a: info@ojovolador.com antes de hacerlo. Gracias.
© Ojo Volador 2002
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual.

 

 

Gin, listo para despegar en Sierra Nevada durante los WAG 2001
Gin, aterrizando con su Boomerang en un gol durante los WAG. Este parapente ha demostrado ser el más competitivo durante varias temporadas.