Manfred Ruhmer:
"ME GUSTA SACAR LO MÁXIMO DE LAS CONDICIONES.
PERFECCIONAR LAS COSAS, Y GANAR"

(Entrevista: Claudia Riquelme)

No basta con tener un título Mundial de Campeón, ni el récord del Mundo de distancia en ala delta. Para el piloto austriaco Manfred Ruhmer todavía hay otros desafíos que alcanzar.
Su carrera aérea comenzó en 1986, cuando aprendió a volar. Tres años después (1989) se inició en las competiciones obteniendo el lugar 44 en el Mundial de Fiesch, Suiza. Al año siguiente ya obtenía un 2º lugar en el Campeonato Europeo de Eslovenia y desde entonces ha estado siempre entre los primeros del mundo, hasta llegar al primerísimo lugar de este deporte, al ganar el Mundial del 2001 (Algodonales, España) y -poco después- cubrir la mayor distancia jamás recorrida en una ala delta: 700 kilómetros.
Pasando por su mejor momento deportivo, Manfred llegó hasta la isla de Lanzarote para el Open de aladelta 2001 (diciembre) junto a su ala Laminar "Edición Récord Mundial", con la cual, como era de esperarse, logró el trofeo local para añadir a su colección privada y, de paso, se impresionó con las condiciones de esta volcánica isla canaria. Ideales para una competición tipo "Speed Run", según él.
Consciente de su lugar actual en el deporte, Manfred se confiesa perfeccionista y dice que desea más. Como continuar ganando los mundiales en los próximos años. O romper otro récord, quizás el suyo propio…
Antes de regresar a su casa, en el norte de Italia, también me habló de su kilométrico vuelo en Texas, de su ala y de su trabajo en Icaro 2000.

- ¿Cómo te sientes de estar en la cima del ala deltismo mundial?
Pues, ¡se siente bien! Ya sabes, estoy trabajando con Icaro en la fabricación de sus alas y mientras esté con ellos creo que ir a las competiciones y ganar tiene sentido, siempre que sea realmente divertido para mí. El ala delta no es un deporte en que tengas que tener una forma muy atlética, a los 45 todavía puedes tener un muy buen rendimiento…
- ¿Esa es tu meta entonces?
(Ríe) No sé cuánto tiempo seguiré haciendo esto. Creo que intentaré ir al próximo Mundial en Brasil y ésa es una meta. Suchanek fue 3 veces seguidas campeón del mundo y yo quizás pueda alcanzarlo… ése puede ser uno de mis objetivos.
- ¿Por qué viniste a este campeonato, en Lanzarote?
Seppi (Salvenmosser) vino el año pasado y me dijo que vendría este año también, con otros austríacos, así que pensé "esa es una buena idea". Es un lugar nuevo y había oído de otros pilotos que era un lugar bueno para volar. El lugar me ha gustado mucho. Yo diría que tiene posibilidades para hacer otro tipo de competiciones también, porque hay buenos lugares para hacer top-landing, lo cual posibilitaría realizar una competición como la de Kizbühel, en Austria (Speed Run). No me refiero a la de velocidad cerro abajo, sino a la carrera en parejas, que es una prueba corta en que se enfrentan dos pilotos, deben cruzar un gol y aterrizar arriba. Este tipo de competición es muy bueno para filmarla y para tener muchos espectadores, pues se puede ver toda la carrera. Esa es, definitivamente, la mejor forma de hacer competiciones en lugares como éste. Si hay un día de viento fuerte se puede hacer muy bien y las alas van muy rápido, es espectacular.
- ¿Qué opinas del nivel de los pilotos españoles?
He volado con algunos pilotos muy buenos, pero en grandes competiciones internacionales no están bien ubicados. Quizás haya algunos resultados buenos, pero no hay realmente un buen piloto para que los demás puedan aprender de él y así vayan progresando para mejorar el nivel de todos, como en otros países. Si participaran más en competiciones quizás mejorarían.
- ¿Por qué eres tú el mejor?
Porque… no sé. Me gusta competir, me gusta la idea de intentar sacar el mayor provecho posible de las determinadas condiciones que hay.
- O sea que compites contigo mismo también…
Sí. Pero creo que una parte importante es también tener un buen equipo. A mí me gusta perfeccionar las cosas, intentar hacerlas mejor.
- ¿Te ayuda el hecho de ser diseñador?
Sí, lo suyo es probar luego en competiciones si los detalles van funcionando o no.
- Cuéntame un poco de tu trabajo de diseñador.
Bueno, no es algo que haga solo. Trabajo con un excelente diseñador de velas así que le digo más o menos lo que quiero y él es muy eficiente. El resto de la gente en Icaro son muy buenos también para transformar mis ideas en un ala. Por supuesto a mí me gustaría trabajar sólo en mi ala de competición, pero tenemos que hacer algunas otras alas así que también trabajamos para diseñar alas intermedias y de iniciación. Siempre es más fácil hacer un ala intermedia que una realmente competitiva de alto rendimiento.
No es un trabajo que implique mucho ordenador, sino más bien trabajo "en terreno" porque el mercado del ala delta es bastante pequeño y no hay mucho dinero para la tecnología. Si vendiéramos 2 mil alas al año, tendríamos bastante para invertir en desarrollo y usar tecnologías más avanzadas, pero eso no es así. Es un mundo pequeño.
- ¿Cuáles son las principales diferencias entre las alas "top" que existen hoy en el mercado?
Bueno, todas ellas se ven bastante parecidas y quizás no haya diferencias marcadas, pero en competiciones de alto nivel, si es que existe una pequeña diferencia, ésta es suficiente como para hacerte ganar o perder. Y esto es porque el nivel de los pilotos "top" es bastante similar, digamos que entre 5 y 10 pilotos en todo el mundo tienen realmente un altísimo nivel; entonces, si tienen una ventaja aunque sea pequeña en cuanto a su ala o su equipo, eso les ayuda mucho.
- ¿Crees que tú tienes un equipo mejor?
Eh… bueno (ríe). Sí, siempre trato de tener el mejor equipo pero es complicado porque los demás se van acercando también. Desde hace unos años hasta éste, he contado con una ligera ventaja en mi ala y mi arnés, creo yo.
- ¿Hay un aspecto que se esté trabajando más en el desarrollo de las nuevas alas?
Por supuesto es una mezcla de todo, siempre existe un compromiso. Por ejemplo, despegamos con los pies así que en viento flojo debemos correr con el ala, y también cuando volamos en térmicas suaves es importante tener un ala de un tamaño adecuado, que nos permita todavía subir en ellas. Pero, por otra parte, la velocidad máxima del ala también debe ser buena. Así que es siempre un compromiso entre estas cosas que van juntas y también la forma como se ensambla el ala. Sin embargo, yo diría que en los últimos años dimos algunos pasitos adelante, hemos obtenido alas con mejor rendimiento y más seguras.
- ¿Qué es seguridad, en el ala delta?
Aún seguimos lidiando con este problema del tumbling en el ala. No a altas velocidades, porque si un ala entra en tumbling cuando va rápido hay algo que está definitivamente mal con ella. Aunque eso también depende del piloto, porque nosotros controlamos usando el cambio de peso del cuerpo del piloto -para la velocidad, por ejemplo- pero en ciertas condiciones es importante que el piloto sepa como reaccionar, especialmente en días muy turbulentos y a bajas velocidades. Entonces es importante volar con un estilo activo. La cuestión es no entrar en ciertas situaciones, no poner el peso en el lugar erróneo, como cuando empujas la barra y a veces vas en la dirección equivocada. Pero actualmente las alas están muy bien diseñadas, así que es posible controlarlas incluso en turbulencias fuertes. No es divertido volar en condiciones así, pero es posible mantener el control.
- Tu propia ala, ¿es muy diferente del modelo de serie?
No hay muchas diferencias, siempre trato de probar cosas pero luego las ponemos en el modelo de producción, quizás 6 meses o un año después. Ahora mismo, mi ala es bastante similar a un ala de serie, tiene una construcción mejor, con un marco aéreo especial que ejerce poca resistencia parásita. También puedo cambiar el anti-picado durante el vuelo, pero lo importante es trimar bien el ala. Eso es algo que puedes hacer si tienes mucha experiencia. Los pilotos, muchas veces, cambian cosas de sus alas y las dejan peor, no mejor. Si cambias algo en la manera en que está terminada el ala y luego la dejas más lenta, eso puede ser peligroso.
- ¿Y el costo? ¿Tu ala es más cara?
La verdad es que sí. El marco de carbono es más caro que el marco estándar de aluminio, que no es muy aerodinámico y el perfil no es tan bueno. Pero el costo, comparado con otros deportes, no es tanto más caro entre una máquina de serie y una de competición. Puedes usar un ala de competición, de seguro, durante todo un año o quizás dos, y luego debes cambiar. Pero todavía es un ala que se puede seguir volando.
- ¿Tienes una técnica o estilo particular cuando vuelas?
No lo sé... Por supuesto miro el cielo, si hay nubes y qué lugares estarán tirando más. Una vez en el aire, todos los lugares se parecen mucho. Cambian si tienes influencia del mar, como aquí que es una isla pequeña y las condiciones ahora no están tan buenas, pero sólo un día me encontré con condiciones inesperadas, cuando se produjo la onda y me subió a más de mil metros. Casi se podía ver la isla entera…
- ¿Tienes un lugar favorito de vuelo?
Sí, ¡Lanzarote! (ríe). En realidad me gusta mucho volar en los Alpes, pero en todo el mundo hay lugares muy buenos. Me gusta mucho volar en lugares diferentes. En España sólo conozco Ager y Algodonales, donde fue el Mundial.
- ¿Y el lugar del récord, en Texas?
Muy bien, es bonito. Antes del récord sólo había hecho vuelos de 6 horas como máximo. Cuando me fui a Estados Unidos a probar el récord no sabía qué tanto tiempo podía llegar a estar en el aire. Es importante volar por lo menos entre 8 y 10 horas, para romper un récord. Pero si vas allí, te preparas mentalmente y sabes que estarás muchas horas volando. Hay que tomarse un tiempo para adaptarse a todo y hacer algunos vuelos antes. Así, cuando llega el día estás preparado.
- ¿Cómo fue ese día para ti?
Al principio estaba volando con otro piloto pero luego él cometió un pequeño error y yo tuve que continuar completamente solo. Pero teníamos contacto radial así que sabía donde estaban los demás pilotos. Sabía también que yo iba por delante de todos. Luego pasé los 500 kilómetros y pensé "¡estoy rompiendo el récord!" Y todavía tenía algunas horas para seguir volando así que seguí, vamos. Pero fue especialmente cuando aterricé, unas horas después, algo diferente, distinto a ganar una competición. Ganar una competición es algo… bueno, más o menos normal para mí… (ríe). Me ocurre mucho más seguido que romper un récord; volar 10 horas y media y recorrer 700 kilómetros es algo muy diferente.
- ¿Qué planes tienes para el resto del invierno?
Italia, y trabajar en la fábrica. Está muy bien, hace menos frío que en Austria. De todas maneras, en invierno no hago competiciones. Me dedico a esquiar más bien, porque no salen muchos días buenos para volar.
- ¿Qué más haces cuando no vuelas?
Tengo algunos modelos de aeromodelismo, así que todavía es algo para hacer volar. O para hacerlos chocar… En invierno me gusta esquiar. En años anteriores he ido a Sudamérica en esta época, pero este año no sé.
- ¿Volverás el próximo año a Lanzarote?
Creo que sí. Y quizás me quedaría más tiempo después de la competición, porque es un lugar que no está lejos de Europa así que no tienes problemas de cambios de horarios ni jet-lag. Está muy bien.

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com, ya sean textos o imágenes,
pertenecen a Ojovolador.com y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc.)
está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com e incluyendo los créditos
y enlaces correspondientes a Ojovolador.com (contáctanos por email).

© Ojovolador 2002-2009 Todos los derechos reservados.
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de nuestro trabajo.

Ojovolador.com, Pedro Bernardo Avila, 05470, España. Tel. +34 920387413

 

Manfred, el lider absoluto del XC en Aladelta, en el mundo.