Tu pagina de inicio en Ojovolador.com Noticias y actualidad en el mundo del parapente Noticias de Paramotor y paratrike.
Articulos, tests, seguridad, técnica, relatos.
Galerias, Diseños, fondos de escritorio...
Donde aprender, escuelas y vuelos en biplaza
 Artículo realizado por © Ojovolador.com 2010. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com



El propósito de mi visita era conocer el equipo detrás de esta empresa, la fábrica y el proceso de construcción, pero sobretodo volar y probar estos paramotores "made in Argentina".
La Fábrica de Kraft se encuentra a las afueras de Gualeguaychú, una ciudad de 76.000 habitantes a 230 km de Buenos Aires y 30 de Uruguay, famosa por sus carnavales. Hasta allí nos dirigimos para conocer cómo se fabrican los paramotores Kraft. Un galpón enorme acoge la empresa familiar donde se realizan trabajos de cerrajería y mecánica industrial de toda envergadura.

Soldaura Tig en el taller Kraft

En una "esquina" opera Kraft fabricando piezas, componentes, soldando los chasis y montando los paramotores por completo: el corte y doblaje es la parte más simple, luego las piezas se encajan en el molde para dar forma a los chasis de aros de las diferentes medidas. En esas estructuras se colocan las piezas y el conjunto se une con "toques" de soldadura, posteriormente se fijan estos chasis a una rótula donde pueden ir girándolos por completo a la posición más conveniente y así realizar la soldadura fina con comodidad. Tras pulir los chasis, que de momento son exclusivamente desmontables en dos partes, se procede al montaje: motor correspondiente, cableado y mando de acelerador. Los brazos de aluminio los mecanizan allí mismo y cuentan con la curva anti-par, el depósito de combustible es de 12,5 litros (Airfer), la silla es la Supair de paramotor, y la red es de nilón muy finita. Por último, se pone una bonita hélice de madera R&W, también de fabricación Argentina, con mayor espesor que las Aerobat o Juanbur que se suelen montar en España, y con unas elegantes vetas.

Paramotores Kraft

Desde luego he de decir que el aspecto externo es bastante bueno, de ninguna forma me hubiese imaginado que eran "novatos" en estas lides. En todo lo que es el mecanizado de las piezas, como los brazos oscilante o la soldadura TIG, se notan las manos con experiencia. Todo el conjunto es impecable: chasis, motor, silla, brazos y acelerador, todo bien colocado y, aparentemente, bien proporcionado.

detalles paramotores Kraft
Un detalle, fíjense en el tornillo y el muelle que se han añadido al carburador del motor HE R220 Dúo. Así podemos apretar la membrana y llevar la gasolina hasta el carburador.

Estuvimos volando tres días en el Aeroclub de Gualeguaychú, sede de operaciones de Kraft. El lugar cuenta con una larga pista de un kilómetro, varios hangares, piscina y otros servicios para los socios. El Aeródromo además colinda con un circuito de carreras, donde por cierto despegábamos y aterrizábamos, ya que en la pista operaban regularmente aviones de fumigación.
Gualeguaychú y la región de Entre Ríos es especialmente bonita para volar, estuvimos allí haciendo algunos vuelos de pruebas en compañía de Abelardo y Ale Spitznagel (Parapente.com.ar). Uno de ellos fue realmente espectacular, rodeando la ciudad y llegando hasta el Río Uruguay donde pudimos ver las polémicas papeleras que mantienen en conflicto a esta región.
Fue un vuelo maravilloso compartiendo con aves, sobrevolando pintorescos paisajes y disfrutando del atardecer en los reflejos de la pampa húmeda.

Silla
La silla es la SUPAIR Paramotor, largamente utilizada por diversos fabricantes en sus paramotores y sucesivamente mejorada. Cuenta en la actualidad con: hebillas automáticas de 30mm, sistema ABS, hombreras acolchadas y regulables, regulación dorsal, regulación de la tabla alargadora, espuma de alta densidad de 10 mm para la espalda, 2 bolsillos laterales de neopreno, poleas de acelerador y preequipación para instalar el paracas. Este último se puede situar detrás de la cabeza o en un contenedor ventral.

Paramotor Kraft motor Ros 125

Esta silla es cómoda, puedes correr bien con ella y al despegar quedas "medio" sentado, de manera que apenas es necesario menearte un poco para quedar sentado. Esta silla cuenta con unas cintas anti-par que, en efecto, ayudan a reducir el efecto torque del motor.

Probando los Kraft

Kraft HB125 / Motor HE R120
El Motor HE R120 lo conozco bien, es posiblemente el motor más "redondo" de la marca española HE, arranca fácilmente y sin esfuerzo, funciona parejito al ralentí, tiene una entrega de potencia relativamente lineal (considerando que es un 2 tiempos), vibra poco y no es muy ruidoso. Es una buena opción para pilotos entre 75 a 90Kg. Peso en vacío: 26Kg.

Paramotor Kraft h125 - motor her120

Probé el paramotor con hélice de 125cm, el motor queda muy pegado a la espalda ofreciendo una sensación favorable de menos peso. Las operaciones en tierra se realizan bien, las hombreras acolchadas funcionan bien y ayudan. El acelerador ¡en la mano izquierda! la verdad me sorprendió pero por lo visto así lo usan en Argentina, dejando la mano derecha libre para otros menesteres. Por supuesto se puede pedir para el lado derecho.
Estuve volando una Cayenne 3 y una Nova Xyon, el empuje era bueno, un poco menos que el Ros 125 pero suficiente para sacar a volar a gente "grande" como yo con 95Kg. La postura en vuelo es bastante erguida pero resulta cómoda y el paramotor en su conjunto resulta equilibrado y bastante estable. El motor vibra poco y la espalda va descansada. El anclaje bajo oscilante funciona bien y permite pilotar cargando el peso del cuerpo, pero sin resultar nervioso. Estuve probando giros, wingovers y alguna barrena, y el conjunto me transmitía confianza, no note descuelgues o sensaciones raras.

Detalles paramotor Kraft

Kraft HDUO / Motor HE R220 DUO
Este motor es poderoso, con un empuje cercano a 75kg. Permite hacer biplazas hasta unos 200Kgs y sacar a pilotos muy pesados de más de 120 Kg. Con tanta potencia el par motor puede llegar a ser un problema, pero en este caso está correctamente compensado entre los brazos y las cintas de la silla. Estuve volando solo y lo encontré muy noble, fui probando su empuje de forma gradual y así pude explorar la potencia de este Kraft sin notar situaciones adversas o incómodas. Toda esta potencia también viene fenomenal para volar en trike. Yo lo recomendaría para pilotos sobre los 90 Kg, solos o con trike.
Como monoplaza para un piloto de más de 90 Kgs es una delicia contar con toda esa potencia que normalmente no tenemos en motores más pequeños. Dependiendo de la vela, podemos obtener una tasa de ascenso superior a 2m/seg. En vuelo nivelado y navegando podemos volar a unas revoluciones bajas y se nota como el motor va holgado, rara vez será necesario o te apetecerá dar gas a tope. En cambio para hacer biplazas sí que es necesario llevar el motor muy subido de vueltas por eso yo recomendaría no superar los 160 Kg entre piloto y pasajero, además de utilizar velas con perfiles de vuelo libre que tengan buena sustentación y tallas grandes, pues las velas réflex exigen más motor.
Tengo experiencia con este motor y considero que es una buena opción para hacer biplazas de forma no intensiva; si quieres que el motor te dure es mejor no llevarlo a tope todo el tiempo.

 

Nuestros agradecimientos a Kraft paramotores.
+ INFO: www.kraftppg.com

En un viaje relámpago por Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos, a unos 200km de Buenos Aires (Argentina), tuve la oportunidad de conocer y probar los Paramotores Kraft.
Una iniciativa de Abelardo Wilhelm, un empresario del vuelo (Parapente Litoral) que representa varias marcas de parapentes y equipos de vuelo como Skywalk y Gin, entre otros. Junto a Abelardo trabajan los hermanos Fernando y Marce Guidoni, especialistas en el sector industrial con 20 años de experiencia en soldadura, torneo, mecanizados y mecánica industrial.
Abelardo viajó a España el año 2009 con la firme intención de conseguir una franquicia de una importante marca de paramotores para fabricar en Argentina. Las conversaciones no prosperaron pero Abelardo regresó con mucho material, muchas ideas y la certeza de que finalmente fabricaría sus propios paramotores.
A partir de entonces y en poco tiempo ha desarrollado y fabricado una completa gama de paramotores con una evidente "inspiración" PAP, aunque también con unos cuantos detalles diferentes de incorporación propia. Actualmente, en Kraft montan cuatro motores: HE R220 Dúo, HE R120, R80 y Ros 125, y recientemente han añadido el nuevo Polini Thor con la idea de montarlo en un chasis ligero de aluminio que además será desmontable. También fabrican un trike desmontable, el "Krafter", que permite hacer biplazas.
Fabricaron su primer paramotor en junio del 2009 y en el momento de este viaje, febrero 2010, ya habían completado más de 20.

Chasis
Los chasis de Kraft son divisibles tan sólo en dos partes y por tanto el conjunto es muy sólido; por contra es necesario un vehículo grande para transportarlo. Aunque lo ofrecen también con hélice de 115cm y un chasis más pequeño.
La base del chasis es amplia y el motor tiene bastante estabilidad cuando lo dejamos en tierra al ralentí.
El montaje, lógicamente, es súper rápido pues apenas es necesario encajar ambas partes y lo fijamos con 4 clics. Más sencillo, imposible.
La red es de nilón y resulta particularmente fina en comparación con las redes de cuerda habituales. Queda bonita y al ser tan fina posiblemente ofrezca mejor rendimiento que las redes más gruesas. En los 6 vuelos que realicé la red permaneció inalterada y no parece que se rompa con facilidad.


Se nota la experiencia y soltura en las soldaduras, la aportación es la mínima y las costuras, parejas.

Brazos
Los brazos oscilantes están fabricados en aluminio y los mecanizan allí mismo. Estos brazos cuentan con desplazamiento para compensar en el cuelgue el par motor y cinco agujeros para equilibrar la silla dependiendo del peso del piloto.


El mando es simple, cómodo y está bien proporcionado, la ruedita para bloquear el acelerador es grande y se maneja bien. El botón de pare se encuentra "hundido" dentro de la pieza de nilón blanco para evitar paradas accidentales al despegar.


El Ros 125 es un motor de fabricación italiana con muy buena reputación internacional. Ramón Morillas rompió el record del mundo FAI de distancia volando 1105 Km durante más de 12 horas con un Ros 100 montado en un PAP.


EL Kraft HDUO cuenta con arranque eléctrico y, como medida de seguridad, la corriente se corta mediante llave, una medida oportuna para evitar arranques accidentales.

Krafter
El Paratrike desmontable de Kraft está fabricado en acero Inox, la viga principal en tubo rectangular y la suspensión trasera en tubo redondo de 35mm, el tren delantero es extensible para permitir diferentes tallas de piloto y cuenta con amortiguación en el eje delantero. El estribo de la dirección cuenta con dos posiciones para poner los pies. Las ruedas de bici 16" están potenciadas: les han duplicado el número de radios y reforzado el eje.



Este Paratrike efectivamente se monta en un par de minutos o menos, solo es necesario encajar las suspensiones traseras y fijarlas con su push-pin, luego se coloca el tren delantero ¡y listo! súper simple. El paratrike cuenta en su parte trasera con dos piezas donde se encaja el paramotor y luego éste se bloquea con otros 2 push-pins.
El peso de este Paratrike, 16 Kg., está en línea con lo que se ve en el mercado en la actualidad. El Krafter es un poco alto pero resulta estable gracias a la amplitud del eje trasero, las ruedas de bici deslizan de maravilla y el Krafter coge velocidad rápidamente permitiendo realizar un despegue más corto.
Normalmente tendremos que mover un punto hacia adelante el anclaje de nuestro paramotor para compensar el peso extra y que el Trike mantenga el morro ligeramente levantado durante el vuelo. Las ruedas traseras están levemente retrasadas con respecto a la hélice confiriendo estabilidad en tierra especialmente en aterrizajes moviditos, impidiendo que el morro se levante si frenamos demasiado.
Durante el carreteo o "taxi" y la fase primera de despegue, el piloto apoya su peso sobre el eje. Pero tras el inflado y ganar la velocidad suficiente notamos como la vela sustenta y nos levanta unos 10-15 cm sobre el eje del trike, el despegue se produce enseguida.

Kit biplaza paratrike Kraft

A efectos prácticos el Krafter es un Paratrike sencillo para colocar tu paramotor y, en cuanto a características y peso, es competitivo con lo que se ve actualmente. Es estable, sólido y se desmonta y monta en un "plis plas", además cuenta con una extensión que lo convierte en biplaza.


Fernando, Marcel y Abelardo, los autores de esta nueva empresa.
Desde Ojovolador.com les deseamos éxito.

Gama de Paramotores Kraft
Modelo Motor Helice
KRAFT R115
ROS LIGHT 125
115cm
KRAFT R125 125cm
KRAFT H115
HE R80 HE R80
115cm
KRAFT H115 125cm
KRAFT HB115
HE R120 HE R120
115cm
KRAFT HB125 125cm
KRAFT HDUO
HE R220 DUO
125cm
KRAFT P125
POLINI THOR 100
125cm

Piloto de pruebas:
Daniel Crespo
Piloto experto con miles de horas de vuelo en parapente y paramotor, campeón del mundo de paramotor en trike (PL1) en 2007 y miembro de la Selección Española de Paramotor.
+Info: elpana.net
Daniel Crespo

 

Publicado: 21 de marzo, 2010
*Test y artículo realizado por Ojovolador.com
Prohibida su reproducción total o parcial (texto o fotos) por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com, ya sean textos o imágenes,
pertenecen a Ojovolador.com y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc.)
está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com e incluyendo los créditos
y enlaces correspondientes a Ojovolador.com (contáctanos por email).

© Ojovolador 2002-2010 Todos los derechos reservados.
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de nuestro trabajo.

Ojovolador.com, Pedro Bernardo Avila, 05470, España. Tel. +34 920387413