Home Ojovolador.com - Theflyingeye.com Una visión general  de Ojovolador.com, noticias breves,  accesos directos a secciones Noticias y actualidad de Parapente: eventos, novedades, accesorios, etc. Noticias del mundo del paramotor: eventos, productos, hazañas, etc.
Reportajes, entrevistas, artículos, relatos, tests de equipos...Galerías de imágenes, fotos, diseños...
Foros, mercado de ocasión, album de fotos,  punto de encuentro de pilotosFechas importantes de Parapente y Paramotor: Campeonatos, festivales, concentraciones...
Nuestros enlaces favoritos de parapente y paramotorWallpapers y algo +...
Conoce a los que hacemos Ojovolador.com¡Nuestras zonas de vuelo favoritas! Sección en permanente construcción.
Visita nuestra tienda de camisetas exclusivas de vuelo Volar es muy fácil, ¡descubre cómo y dónde!
Test y artículo realizados por © Ojovolador.com 2008. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

El Miniplane es la mínima expresión en cuanto a chasis, carece de elementos superfluo o decorativos y su belleza reside quizá en eso: la simpleza. Tubos, los justos; la silla, funcional y simple; y el peso: ¡increíblemente bajo! Tan sólo 18,8 kg



El nuevo sistema de anclaje del Miniplane, es parecido a lo que solemos ver más en España. Es bajo y oscilante como los PAP, Clemente, Airfer, etc., pero con una sensibilidad menor al cambio de peso, lo que se traduce en un pilotaje más estable. La curva de los brazos de aluminio del Miniplane rodea los brazos por debajo, así no hay roces ni molestias.

Una vez montado el chasis resulta sólido, hicimos algunas pruebas empujando a tope y en ningun caso la helice tocó el aro.

Las piezas encajan perfectamente y la calidad y los acabados de las piezas son de gama alta. La red es muy fina y se coloca junto con la funda que rodea el aro, ésta sería la parte más "compleja" del montaje.

El nuevo tubo de escape mejora las prestaciones ofreciendo, según el fabricante, un CV mas, además este nuevo escape disminuye el ruido considerablemente. Tiene 2 tapones para el depósito, uno a cada lado, que quedan incómodamente cerca de un tubo que se aprecia en la foto y que obliga a tener cierta pericia a la hora de repostar.

El Miniplane pesa poco y por ello resulta cómodo de transportar y manipular en el suelo. Cuando te lo pones a la espalda la sensación de ligereza es aún mayor, resulta ideal si sufres de la espalda o eres pequeñito y/o ligero.

Para el inflado de frente mejor dar gas cuando la vela ya ha subido. Durante la carrera a la hora de meter gas el miniplane sorprende. Entrega su potencia de forma progresiva pero contundente.

En vuelo note varias cosas: hace poco ruido, tiene una potencia lineal sin picos ni caidas, el pilotaje es tranquilo y si quieres meter giros pronuciados tendrás que ayudarte girando mucho con los frenos y aprovechando las inercias.

*Todo hay que decirlo: la página de Miniplane es penosa,
y sus paramotores en directo transmiten
mucha mejor imagen que su web...

Representante en España:
www.olivair.es

Publicado: 19 de Junio, 2008

Test Paramotor
Miniplane, de Per Il Volo.

A principio del 2008, Dani Martínez de Olivair me comentó que empezaría a importar los paramotores Miniplane. Estos paramotores están diseñados por el veterano fabricante Diego Cecceto (Per il Volo produce paramotores desde 1989), creador además del motor Top 80, uno de los motores más fiables y eficientes del mercado que ha sido varias veces el motor Campeón del Mundo.

Dani me hizo hincapié en que el diseñador tenía una visión especial: paramotores muy ligeros, transportables y muy fiables.
Con estas credenciales ciertamente me impresioné aunque tenía alguna duda, especialmente en relación a la potencia: soy un tipo grande y suelo volar con motores muy potentes, generalmente de 200cc, así que los 80cc del Miniplane me parecían escasos.
Otra duda me asaltaba en relación al tipo de anclaje del Miniplane, pues hasta hace relativamente poco empleaban un tipo de anclaje fijo medio-alto. Sin embargo, el nuevo Miniplane cuenta con un sistema de brazos oscilantes que podría suponer un gran avance en cuanto al pilotaje con el cuerpo.
En todo caso tenía curiosidad y deseaba probar esta nueva generación del Miniplane para mí y los lectores de Ojovolador.com

Esta primavera organizamos un Día – Demo con Olivair y Kasana en el campo de vuelo de Lanzahita con el fin, entre otras cosas, de hacerle un test al Miniplane.
El fin de semana transcurrió muy activo y apenas pude dedicar un par de horas del domingo a inspeccionar y hacer una prueba en vuelo. Fue breve pero intensa y me dejó claras las características de esta aeronave, que a continuación os presento.

Construcción:
La principal característica del Miniplane es su ligereza. El diseño del chasis es compacto, resuelto con pocos tubos, y está construido en aluminio al igual que los brazos. El aro de fibra Zicral se coloca de manera ingeniosa: se insertan unas varillas que salen del chasis y en ellas se acopla el aro. La tensión se consigue al poner la red y meter tensión con un cordino especialmente concebido para ello. La red es muy fina y la hélice sobresale ligeramente del aro.
Los brazos son curvados y parecen cómodos. La silla, bastante sencilla, cuenta con cintas “gordas”, una buena tabla, un par de bolsillos y un par de poleas para poner el acelerador del ala.

El mando de gas tiene buen tacto. Fabricado en plástico rojo, se ajusta a la mano con un velcro y el “gatillo” corre bien en la mano a pesar de ser un poco duro. Los cables del acelerador discurren por un fino manguito de un material trenzado muy resistente.
Dani me hizo la exhibición de levantar el paramotor del suelo tirando del acelerador lo cual me confirmó la robustez del material así como lo ligero del paramotor...
Éste que probamos pesaba en vacío unos sorprendentes 18,8 Kg. (es posible dejarlo en 18kg con una silla ligera). El depósito de combustible de 9 litros es redondeado y está integrado en el chasis.


"Il cuore" (el corazón)


¡El Top 80 es un mata-gigantes! Campeón del mundo ¿6, 7 veces? Realmente una barbaridad. Tanto Ramón Morillas como Mathieu Rouanet y el propio Dani Martínez han conseguido impresionantes registros en pruebas de consumo con esta máquina. Huelga decir que en los campeonatos de Paramotor la robustez y fiabilidad de los motores es algo tan importante como su consumo o potencia.
En la última revisión que de este motor ha hecho la fábrica se han introducido algunos cambios y mejoras interesantes, como una reductora nueva más ligera y un silencioso de aluminio que, además de ser más ligero, otorga mayor potencia (16cv) y reduce el ruido casi al nivel de un susurro.

Operaciones en tierra
El Miniplane desarmado resulta muy compacto, especialmente porque el aro se quita completamente con un sistema similar al de las varillas de las tiendas de campaña.
El montaje del paramotor es sencillo pero diferente a lo que estamos acostumbrados, pues la parte de poner el aro requiere cierta pericia. Armar todo la primera vez te puede llevar una hora; pero con la experiencia, el montaje completo se reduce hasta los 10 minutos. El fabricante lo monta en 5.
El tapón del depósito apunta hacia un lateral y queda cerca del chasis por lo que resulta algo difícil acceder a él. Por otro lado, al pesar tan poco es fácil moverlo y trabajar cómodamente con él en el suelo.
Tras ponerle 3 litros de gasolina de 95 con mezcla de aceite al 2,5%, procedo con el arranque.
Para mi sorpresa, el Miniplane no cuenta con bomba manual para subir el combustible hasta el carburador así que tengo que tirar del arranque varias veces hasta que llega la gasolina. Entonces arranca a la primera. Si no pasan mas de unos días, el combustible se mantiene en el carburador y el Miniplane arranca enseguida.
Lo arranco y, manteniéndolo al ralentí, pongo una rodilla en tierra, meto un brazo por la hombrera y lo levanto: ¡es sorprendente, apenas pesa! Me acomodo bien los brazos y me cierro las perneras y la ventral. El peso es poco y está bien equilibrado; me voy caminando hasta el punto donde tengo preparada la vela, haciendo pruebas con el empuje.
La hélice de 125cm emite un rumor parejo y me ofrece una inesperada sensación de potencia (+/- 54 Kg. según el fabricante).
Me dirijo hacia la vela que he elegido para esta prueba, una bonita Paramania Gofly de talla M, el modelo de iniciación de la marca. Preferí esta vela antes que mi Action GT, pues ésta pide velocidad para despegar y al desconocer la potencia real del Miniplane no me quería exponer a un carrerón. La Gofly, aunque algo sobrecargada, sustentaría bien a menor velocidad.

A volar


Hago una última prueba de potencia y me preparo para despegar de frente. Aprovecho una ligera brisa para inflar sin ayudarme del motor, una vez con la vela arriba inicio la carrera y doy gas a tope. Para mi sorpresa despego en muy pocos, poquísimos metros. La potencia es buena para un piloto de 100 kg. La aceleración es progresiva y llega hasta las 9.700rpm.
La sensación del paramotor es equilibrada durante la carrera y acomodarse en la silla no resulta complicado. Ésta es lo suficientemente cómoda para mí y los cambiso de peso no afectan mucho a la vela. En vuelo el Miniplane es estable, sus brazos oscilantes funcionan bien y se puede pilotar con el cuerpo, pero la geometría del anclaje tirando a media-alta resulta muy estable así que durante el pilotaje es recomendable usar bastante los frenos.
La progresividad del gas y del empuje es ideal para hacer pasadas rasantes y giros: el control de la potencia es total, para mí una de las mejores características de este molinillo italiano.
La postura de vuelo con la espalda recta resulta bastante cómoda gracias a la silla bien acolchada y a los brazos curvados que permiten movilidad a los brazos del piloto.

¡Atención!
Debido al tipo de chasis, a la hora del inflado hay que ser cuidadoso. No es conveniente inflar la vela ayudándote del motor ya que existe riesgo de comprimir el aro con las lineas y que éste, eventualmente, toque la hélice.
Según Dani, son pocos los casos reportados en que haya pasado esto y además hicimos varias pruebas presionando el aro a ver si tocaba la hélice y no lo hacia. En todo caso, por precaución, yo prefiero no sobrecargarlo ;-)

Conclusión
El Miniplane es un “Rara Avis” en España, sin embargo, es un gran paramotor, ultraligero y sencillo tiene potencia de sobra gracias a su emblematico motor TOP80 y además cuenta con detalles muy finos en su construcción. Por todo ello merece la pena conocerlo y, si es posible, probarlo.

Por su bajo peso representará para muchos pilotos la diferencia entre volar o no volar: Perfectísimo para pilotos pequeños y chicas paramotoreras, tampoco decepcionará a los pilotos más grandes ya que tiene potencia. Su geometría lo hace fácil de volar y lo más complicado podría ser el inflado de frente sin dar gas, aunque, por otro lado, al ser tan ligero la sensación es casi como en vuelo libre.

Lo que mas me gustó es que es ligero pero también me quedé sorprendido con lo fácil que resulta volarlo. Además, hace muy poco ruido y tiene un consumo reducido.

El montaje es algo especial, pero a cambio dispondremos de un paramotor muy desmontable e ideal para llevar en un turismo pequeño o viajar en avión.



*Test y artículo realizado por Ojovolador.com
Prohibida su reproducción total o parcial (texto o fotos) por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

home / Versión360º / Mundo Volado / Paramotor / MIRA! / LEE! / Calendario / Links / Xtras / Comunidad de Pilotos / Ojovolador / Tienda Theflyingeye Shop

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com (textos y fotos) pertenecen a Ojovolador.com
y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc) está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com
© OjoVolador 2002 - 2008
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de esta web.

Top Paragliding Sites