Tu pagina de inicio en Ojovolador.com Noticias y actualidad en el mundo del parapente Noticias de Paramotor y paratrike.
Articulos, tests, seguridad, técnica, relatos.
Galerias, Diseños, fondos de escritorio...
Donde aprender, escuelas y vuelos en biplaza
Test y artículo realizados por © Ojovolador.com 2010. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

El Parabuggy Quatro cuenta con una estructura cuyas barras superiores y la estructura principal están fabricadas en acero de 35mm. Las soldaduras están bien hechas y en general los aspectos mecánicos y otros detalles como las cintas de carga son buenos. Cuenta con soluciones interesantes, como el punto de anclaje móvil o los tirabandas, que son sencillos pero funcionan a la perfección. El aro de la hélice está fabricado en tubo de 20mm bastante grueso. El Quattro parece resistente a los volcamientos si se llegaran a producir.

VTwin 4 tiempos 27CV o más
El propulsor elegido es el Vanguard VTwin, un motor de cuatro tiempos en V de 650cc, fabricado en Japon por Dahiatsu para la marca Briggs & Stratton, una empresa con 90 años de experienca fabricando todo tipo de motores. Este motor ha sido utilizado en un amplio rango de aplicaciones: maquinaria agricola, generadores eléctricos, hovercrafts, motos de nieve y un largo etc. En la actualidad lo montan varios fabricantes de paratrikes del Norte de Europa, casi siempre con sus propios "retoques" mecánicos. Este motor está pensado originalmente para trabajar a 4500 rpm y de serie Parabuggy lo entrega "preparado" para ofrecer una potencia de 27 CV. Pero también está la opción de otros dos niveles de potencia: el siguiente Kit lo lleva hasta 32 CV y la opción superior, 35 CV. En teoría se podrían hacer biplazas con este trike y la idea de la marca es que en el futuro un piloto tenga la opción de aumentar la potencia de su Quattro para poder volar velas más pequeñas o hacer biplazas.


En vuelo el Quattro va absolutamente nivelado y el par motor queda muy atenuado, el ruido es mucho menos que en un dos tiempos. En la foto estoy volando la versión 'sport' cuyas barras superiores van más bajas.

Posición de pilotaje
Me introduzco en el habitáculo por un lateral; también podría hacerlo por la parte delantera. Me siento y poso mis pies en los calapiés. El conjunto se siente firme y me encuentro en una posición bastante cómoda, la espalda ligeramente reclinada y las piernas flexionadas apoyando los pies en los estribos de la dirección que cuentan con un tope lateral para que el pie no resbale y un pequeño pedal que frena la rueda delantera por fricción. Desde esta posición puedo acceder sin dificultad a las bandas y a los mandos de freno. El mando del acelerador de acero inox, típicamente hispano, cabe cómodamente en mi mano, es blando de accionar y funciona a la perfección. Actualmente se está implementando el mando de Nirvana que es más ergonómico y cuenta con un sistema de crucero muy eficaz.

Partiendo
Enciendo el motor girando la llave situada en el lateral trasero izquierdo del asiento. Me resulta divertido arrancarlo así, como si fuese un coche. En frío, cuando damos al encendido podemos ver como la hélice va ganando velocidad y, tras unos segundos, el motor comienza a ronronear.
El sonido es grave y tranquilo, si damos gas a tope el motor comienza a subir vueltas progresivamente.
Haciendo una prueba de potencia en tierra compruebo que ésta llega de forma más pausada que en un motor de dos tiempos. Si acelero al máximo me cuesta bastante sujetar el carro.

Despegue x 4.
Antonio Castro recomienda ser cuidadoso al preparar la vela y ajustar el tirabandas, colocar la vela preinflada perfectamente simétrica y centrada. El tirabandas cuenta con un pequeño trimmer que debemos ajustar de forma diferente en cada vela que volemos.
En el despegue y dando gas a tope desde el principio, el Quattro gana velocidad poco a poco pero de forma continua y sin sobresaltos, su peso e inercias hacen el resto para que la vela se coloque prácticamente sola en la vertical. Pude probar el Parabuggy con 4 parapentes diferentes, con y sin réflex, y con todos ellos pude despegar bien al primer intento. La U-turn Obsession 2, a pesar de ser una talla 26, despegaba pronto y con poco gas, era muy maniobrable y corría mucho, pero no tanto como la Viper 2 talla 26 que si bien era más rápida también exigía más potencia. La Dudek Nucleon 31 requería una carrera más larga ya que la vela tardaba más en subir a la vertical, sin embargo en vuelo nivelado las revoluciones se mantenían casi al nivel de la Viper 2. La Apco Thrust de 34m2 infla a cámara lenta, sustenta rápido pero por su talla, lógicamente, es la más lenta y dura de mando de este grupo de velas.
Mi conclusión: pilotos principiantes, velas grandes; y gente más experimentada pueden probar a volar tallas pequeñas.


El Quattro viene con ruedas gruesas perfectas para carretear en terrenos no demasiado buenos.

Estabilidad a tope
Comprobamos que en vuelo el Quatro es, en efecto, muy estable. El centro de gravedad tan bajo concede una estabilidad total al trike en sus ejes, así que en vuelo va super nivelado y en los giros y cambios de potencia el carro se mueve en conjunto con la vela. El pilotaje con el cuerpo es prácticamente nulo, todo el pilotaje es con los frenos. Hay que acostumbrarse pero resulta altamente gratificante y se consigue unos niveles de maniobrabilidad interesantes (ver el video arriba).
El Quattro lleva además un sistema de anclaje a la vela con dos puntos en el chasis denominado “ASP” que, según nos explicó Antonio, distribuye la carga que lleva la vela entre la parte delantera y trasera del carro para mayor estabilidad en cabeceo. Este anclaje tiene 2 posiciones, una más estable para los alumnos, por ejemplo.

Potencia respuesta
La respuesta de motor es lineal, sube de forma progresiva hasta las 4.500 rpm donde entrega unos 27 CV, una potencia equiparable a un F200 (unos 70 Kgs) pero entregada de forma más gradual y lenta.
Considerando el peso total en vuelo de alrededor de 195kg. (mi peso en vuelo es de casi 100Kg) no es una potencia de sobra, la carrera del despegue se alarga un tanto y la tasa de subida es más bien tranquila. En los giros cerca del suelo hay que anticiparse al gas para poder redondearlos bien.
En cuanto establecemos un rumbo y nos estabilizamos en vuelo nivelado comprobamos que es muy cómodo para navegar, el par motor está muy atenuado y no pendulea.
Los trimmers se pueden manejar sin dificultad, al igual que los mandos de estabilo.
El sonido del motor y las vibraciones están bastante amortiguados haciendo que un vuelo en el Parabuggy sea un cómodo paseo.


Los últimos Quattro presentados en Las Candelas 2010

Publicado: 9 de Marzo, 2010

El Parabuggy Quattro A1 es una apuesta interesante de la novel marca española hacia los motores de 4 tiempos. Se trata de un trike robusto, de unos 90Kg de peso, (el motor pesa 35kg) con una personalidad definida por sus peculiaridades, como su bajísimo centro de gravedad obtenido gracias a colocar el motor en la parte más baja del chasis que confiere al Quattro una gran estabilidad en tierra y en vuelo. El motor de cuatro tiempos ofrece una suave entrega de potencia y un elevado nivel de confort en vuelo, según pudimos comprobar en nuestras pruebas. Parabuggy ha introducido algunas mejoras posteriormente, como un nuevo depósito de combustible d 12,5 lt de color blanco y una silla más cómoda, con los que se presentó oficialmente en Las Candelas 2010 (ver reportaje).
Para realizar este test probamos el Quattro con varios parapentes, la Obsession 2, la Nucleon, la Viper 2 y la Apco Thrust. Con todos pudimos disfrutar de la suave respuesta del motor de 4 tiempos en V.

Bajo centro de gravedad: Reductora Sistema LDR
El motor va situado justo a la espalda del piloto, en la parte posterior del chasis dentro de una estructura triangular, la cual hace de soporte a una larga reductora de correa que transmite las revoluciones a la hélice de 1,30cm. Este sistema, denominado por Parabuggy “LDR”, permite colocar el motor a sólo 25 cm del suelo para conseguir un carro muy estable de manejar en tierra.
*El sistema LDR esta en porceso de registro de patente número: 200902426, SISTEMA DE REDUCTORA EN MICROLIGEROS


El conjunto se siente sólido, la silla va perfectamente integrada en el carro y las barras de protección no disminuyen la visibilidad.

El habitáculo
El asiento de PVC me produce sensaciones encontradas, me gusta la posición de vuelo, el encaje es óptimo, aunque duro resulta cómodo y no te resbalas. La sensación es que vas completamente integrado, sin embargo, este asiento en particular contaba con unas aletas laterales que me molestaban bajo los brazos al meter mucho mando, un problema que han solucionado con los nuevos asientos que presentaron en Las Candelas.


En la foto se puede apreciar la enorme polea de la reductora. Durante los vuelos de test probé varias hélices, todas ellas con un rendimiento similar. En Parabuggy tienen previsto ofrecer también la hélice de carbono.


El Parabuggy carece de amortiguación, aunque las ruedas gruesas parecen "gestionar" bien los aterrizajes

Otros detalles
El Parabuggy está pensado para despegar empleando los tirabandas.
Para asegurarse a la silla utiliza un cinturón de 4 puntos: hombros y cintura. Eché de menos un punto extra entre las piernas aunque parece que por el tipo de asiento sólo son necesarios estos cuatro puntos para que el piloto quede perfectamente sujeto a la silla. Los cierres son del tipo automotriz.


La horquilla cuenta con un sencillo freno de fricción y los estribos llevan un tope de goma para evitar que el pie resbale.

Quattro Light Titanio
Parabuggy ofrece esta opción en la cual se reducen hasta 20 Kgs fabricando el chasis en Titanio y con un asiento aligerado.

Lo más: Estabilidad y suavidad del motor

Lo menos: Potencia limitada


Conclusión
El Parabuggy Quattro es un trike grande y con "masa". Sus características lo hacen muy estable y muy fácil de manejar en tierra y en vuelo, el motor de cuatro tiempos es súper agradable, quizá le falta algo de "chicha" para mi gusto, pero con esa potencia el Quattro es perfectamente volable, aunque yo no descartaría equipar la versión más potente.
La estructura está bien pensada y el conjunto, además de funcional, es atractivo. Sin duda con este paratrike atraerás las miradas.

Para quién.

Con toda honestidad puedo comentar que, con el parapente adecuado, esta aeronave es perfectamente válida para aprender a volar. Sus principales atributos, estabilidad y suavidad en la entrega de potencia, son ideales para los alumnos o pilotos noveles. Por otro lado, hay aún muchos pilotos que no terminan de coger confianza para despegar con ruedas y, pensando en ellos, creo que con el Quattro todo el proceso de despegue y vuelo se facilita en gran medida.

El tirabandas funciona bien, la entrega de potencia suave y progresiva permite que aún dando gas a tope el proceso de despegue se suceda de forma gradual y sin violencia.

Debido al tipo de motor de cuatro tiempos, este trike tiene bajo consumo, bajas vibraciones y ruido moderado. El Quattro se me antoja ideal para pasear y hacer rutas y navegaciones en general.

*Test y artículo realizado por Ojovolador.com
Prohibida su reproducción total o parcial (texto o fotos) por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

home / Versión360º / Mundo Volado / Paramotor / MIRA! / LEE! / Calendario / Links / Xtras / Comunidad de Pilotos / Ojovolador / Tienda Theflyingeye Shop

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com, ya sean textos o imágenes,
pertenecen a Ojovolador.com y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc.)
está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com e incluyendo los créditos
y enlaces correspondientes a Ojovolador.com (contáctanos por email).

© Ojovolador 2002-2010 Todos los derechos reservados.
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de nuestro trabajo.

Ojovolador.com, Pedro Bernardo Avila, 05470, España. Tel. +34 920387413