Tu pagina de inicio en Ojovolador.com Noticias y actualidad en el mundo del parapente Noticias de Paramotor y paratrike.
Articulos, tests, seguridad, técnica, relatos.
Galerias, Diseños, fondos de escritorio...
Donde aprender, escuelas y vuelos en biplaza
Test y artículo realizados por © Ojovolador.com 2009. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

Texto © Ojovolador.com / Fotos © Juna Santos y Ojovolador.com

El motor SOLO210, es toda una referencia dentro del mundo del paramotor pues fue uno de los más empleados para el vuelo motorizado en parapente desde los 90s y su uso se extendió durante años hasta la actualidad, salvo en España, donde prácticamente ningún fabricante continuó montándolo desde el año 2000 en favor de motores mas “modernos”, “bonitos” y en teoría más eficientes.
Sin embargo, el SOLO 210, lejos de quedar relegado al olvido, ha seguido vigente en mercados como el francés y el alemán, entre otros, donde su robustez y fiabilidad le ha permitido mantener muchos adeptos a través de los años.
En España uno de sus incondicionales más fervientes, Juan Santos (conocido por su empresa Hélices Juanbur) continuó volando con él, investigando y añadiendo algunas sencillas mejoras a este propulsor.


En Ojovolador.com hemos tenido la oportunidad de volar con el SOLO 210 de Juanbur y estas son nuestras impresiones:
Hice los vuelos de prueba del paramotor Juanbur Solo 210 volando con la versión de hélice de fibra de 120 cm. con tubarro de potencia, descompresor automático y chasis de aluminio anodizado desmontable en 5 partes.

El último SOLO 210 que volé fue en 1998 y, en aquel entonces, ya no empujaba lo suficiente para mi gusto creciente por la potencia, además el arranque era duro y tenía su truquillo. Así pues, lo primero que me hizo levantar la ceja al probar este renovado SOLO 210 fue comprobar que el descompresor automático que incorporó Juanbur funcionaba de lujo reduciendo en gran medida el esfuerzo necesario para la puesta en marcha: tras el bombeo de rigor y tras tan sólo 3 tirones en frío, el motor se puso en marcha.

El ralentí es estable y el sonido, bastante grave, no resulta molesto. Tras calentar el motor un par de minutos realicé las pruebas de potencia en tierra donde compruebo que a altas revoluciones el ruido tampoco es estridente a pesar del “tubarro” de potencia. La subida de revoluciones es gradual y dosificable, el empuje máximo me resulta similar al de un Corsair Black Devil; levanto mi otra ceja y me dispongo a despegar.

En la espalda los 27 kg de peso resultan llevaderos, el peso está situado bastante cerca de la espalda por lo que el empuje que ofrece resulta equilibrado para el empuje que ofrece.

Para estos vuelos de pruebas utilice un parapente ITV Dakota Sport talla L (leer Test) y más recientemente una Ozone Roadster talla L –de la cual, por cierto, puedes leer nuestro test y ver el video que realizamos.

Ya preparado doy gas, subo la vela y tras una breve carrera me coloco suavemente en el aire. Acomodarme en la silla fue natural y no ofreció ninguna complicación, la silla equipada es la Supair de paramotor (también es posible equipar la silla Airfer), que es cómoda y está perfectamente concebida para el paramotor.



En vuelo
En vuelo el paramotor es equilibrado, el anclaje bajo oscilante funciona a la perfección y el pilotaje con el cuerpo es una realidad. El par motor se siente levemente, como en la mayoría de los paramotores bien hechos, y no es necesario ningún tipo de mecanismo para contrarrestarlo salvo cargar un poco el peso a la izquierda en los momentos en que damos gas a tope, algo que con el tiempo se convierte en un gesto natural que sale sin esfuerzo.

El chasis luce fuerte y está bien terminado, cuenta con doble aro y las juntas calzan perfectamente una vez montadas las 5 partes (cuerpo central más el aro dividido en 4 partes). Armado ofrece un importante nivel de robustez. Los cierres son con velcro y los brazos en aluminio cuentan con un simple pero ingeniosos sistema que permite quitarlos con suma facilidad junto con la silla, lo que hace que su transporte y montaje sea algo fácil.

Conclusión
El renovado SOLO 210 ofrece un funcionamiento rumoroso y preciso, el empuje que ofrece es alto manteniendo un aceptable nivel de ruido. El chasis de aluminio es robusto y está bien pensado, resulta muy funcional al poder desmontarse en 5 partes (también es posible en 3), y sobretodo el precio del conjunto resulta bastante atractivo, muy por debajo de otras opciones de similar peso y potencia.

Lo mejor: funcionamiento mejorado y potencia extra del SOLO 210.

Lo menos: depósito de combustible de tan solo 9l; tirador de arranque difícil de utilizar en vuelo.


•Juanbur ofrece repotenciar tu viejo solo y/o montarlo en un nuevo chasis de aluminio también ofrece repuestos.


El descompresor automatico funciona bien y reduce notablemente el esfuerzo a la hora de arrancarlo.


El mando de acelerador me resuló un poco grande, pero en la practica resulta comodo y su uso es suave, se puede regular muy bien el tacto del gas.

El chasis esta bien acabado y todas las juntas calzan a la perfección.


El doble aro es un detalle interesante que aumenta la seguridad de este paramator. El chasis con acabado anodizado resulta atractivo.


Juambur equipa su solo con el carburador walbro 32 aunque también ofrece otras opciones enfocadas a reducir el consumo.


Ningun problema de vibraciones, la solucion técnica del escape resultas impecable y el ruido también es aceptable
. en cambio el deposito de tan solo 9 litros se nos queda pequeño a los pilotos mas "viajeros"


El peso esta equilibrado y en tierra la sensacion de peso es reducida.


El Juanbur SOLO 210 cuenta con un chasis equilibrado y bien compensado que permite divertirse con giros pronunciados sir un par motor exagerado.


Con un Parapente como el Roadster o con la Dakota Sport estabamos en el aire en apenas unos pocos pasos. Este Solo 210 cuenta con suficiente potencia para hacerce cargo de un piloto de hasta 100 Kg a bordo de un paratrike.

Características

  • Motor SOLO 210
  • Mejoras: Tubarro de potencia, opción tubarro mas silencioso
  • Reductora a 2 ½ admite palas de 1,15 a 1,30m
  • Carburador walbro 32 o el tillotson 32 *se están realizando pruebas para utilizar un carburador de campana Bing 28 o 30
  • Descompresor manual o automático
  • Arranque manual - opción arranque eléctrico
  • Filtro de potencia con opción a silenciador de admisión
  • Chasis: Aluminio Anodizado, *elección de color posible
  • 2 tamaños de chasis: 1,30 y 1, 40m; se puede elegir el color
  • Deposito de 9 litros - *opción 16 pero requiere chasis modificado
  • Opciones: brazos curvos más cómodos para el piloto.
  • Desmontable en 3 y 5 partes

Nuestros agradecimientos a Juan Santos por facilitarnos el Paramotor para realizar este Test

+Info: www.helicesjuanbur.com

Publicado: 15 de Marzo, 2009

*Test y artículo realizado por Ojovolador.com
Prohibida su reproducción total o parcial (texto o fotos) por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com, ya sean textos o imágenes,
pertenecen a Ojovolador.com y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc.)
está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com e incluyendo los créditos
y enlaces correspondientes a Ojovolador.com (contáctanos por email).

© Ojovolador 2002-2009 Todos los derechos reservados.
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de nuestro trabajo.

Ojovolador.com, Pedro Bernardo Avila, 05470, España. Tel. +34 920387413