Tu pagina de inicio en Ojovolador.com Noticias y actualidad en el mundo del parapente Noticias de Paramotor y paratrike.
Articulos, tests, seguridad, técnica, relatos.
Galerias, Diseños, fondos de escritorio...
Donde aprender, escuelas y vuelos en biplaza
 Artículo realizado por © Ojovolador.com 2006. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio, salvo expresa autorización de Ojovolador.com.

Tanta expectación por este parapente nos producía cierta incredulidad. ¿Volaría tan bien como aseguran la marca y sus incondicionales? El caso es que decidimos salir de dudas y probar la Omega 7 de la marca suiza Advance, una de las novedades más anunciadas y esperadas para la temporada de vuelo 2006 – 2007 y desarrollada a partir de impresionantes prototipos de gran alargamiento y bóveda muy pronunciada, entre ellos, el del bi-campeón de la Copa del Mundo Chrigel Maurer y el del campeón del mundo Steve Cox.

Para realizar este Test decidimos poner a la Omega 7 en su salsa, y el mejor escenario posible que encontramos fue la prueba de la Liga Española en Taucho, Tenerife, que se llevó a cabo en diciembre del 6 al 9 (ver reportaje).

Fueron 4 mangas, más de 7 horas de vuelo en condiciones térmicas variables y mano a mano con los mejores pilotos y parapentes de la Liga Española. Un entorno ideal para obtener referencias.

Detalles minuciosos
Antes de salir a volar, la experiencia de poseer una Omega 7 me estaba resultando grata. La “experiencia de compra” de esta vela es elevada: Advance se preocupa concienzudamente por los detalles - que van desde la mochila, grande, cómoda y bien acabada; la bolsa protectora de un tejido fuerte y con refuerzos en la zona de compresión de la cuerda; la cinta de compresión ancha y con un robusto clip de cierre... Continuamente encontramos detalles que no son habituales en la mayoría de las marcas. Los puños de freno vienen con clip magnético y quita vueltas de serie, además están disponibles en varias tallas (una vela XS tiene unos puños más pequeños que la talla grande).

Las bandas impresionan por lo finas y en el despegue atrajeron la atención de muchos pilotos. Son delgadas pero en la parte inferior, donde se anclan a los mosquetones, tienen un tamaño convencional para evitar que se deslicen en éstos.
Cuentan con un indicador de optimización de velocidad Mac Cready, que consiste en una escala marcada en la banda y unos indicadores rojos que bajan según pisas el acelerador y se trata de ajustar tu velocidad según la calidad de las térmicas del día: si el promedio de las térmicas es (aproximadamente) de +2, entonces entre térmica y térmica debes pisar el pedal hasta que los indicadores coincidan con la marca +2 de la banda. Esta es una herramienta útil en el vuelo de competición y un buen entrenamiento para el uso del pedal.
Las líneas de las orejas están marcadas, así como la línea para tirar de las corbatas.

Hay refuerzos en el borde de fuga; en las bocas de cajones hay refuerzos de 2 medidas diferentes y en los cajones "cerrados" hay una rejilla. El borde de ataque esta reforzado con dacron para mantener la forma de los perfiles (por eso debe plegarse en acordeón para que no se dañen) y el material del borde de ataque (extradós) es una nueva tela desarrollada por Porcher Sport, más resistente que la del resto de la vela. Los cordinos, sin funda, sólo llevan un pequeño trozo de funda en las uniones para evitar la fatiga de las líneas. En fin, por donde miraba había algo que destacaba. No me fije mucho por dentro de la vela pero con toda seguridad el trabajo en el interior del ala es aún más exhaustivo.

Para esta prueba volamos la Omega 7 de 30m2 (29,91m2), que ofrece un amplio rango de peso de 100 a 130Kg. Una talla muy grande y que, como pude comprobar, funciona muy bien en el rango superior del peso. Antes de la primera manga salí a volar sin mi equipo habitual: riñonera, cámaras, etc. Con un peso de “apenas” 118 Kg la notaba algo falta de agilidad y definición en el giro. He de decir que la cosa cambio notablemente cuando la cargué hasta 126 Kg.

A primera vista la Omega 7 se caracteriza por una gran bóveda. Extendida en el suelo es enorme, pero cuando la vela sube a la vertical el alargamiento ya no se nos antoja tan extraordinario. El inflado es homogéneo y progresivo. La vela se conforma enseguida y coge mucha presión. La sensación es que “quiere salir a volar”. Mantenerme con ella haciendo campana me costaba y tenía que frenarla mucho ya que su diseño la obliga a tirar hacia adelante...

Mucha presión
En el aire se comporta de manera equilibrada y el ala funciona como un todo, en ningún momento durante los vuelos que le hice noté el efecto de “medias alas”. Incluso girando las térmicas potentes y estrechas de Taucho, la vela mantenía una gran presión interna transmitiendo los movimientos del aire de una forma compacta y sin sufrir perdidas de presión en los estabilos.

La Omega 7 cuenta con un mando directo salvo un pequeño tramo de unos 5 cm. en los cuales apenas notas la presión, a partir de aquí contamos con unos 20 cm. de recorrido útil. El freno tiene cierta dureza que se ve compensada por la nitidez que ofrece su pilotaje, es decir, cuando te haces con su tacto puedes dosificar el freno con mucha precisión, lo que viene bien a los pilotos con sensibilidad y reduce el esfuerzo físico.

Notas sobre el giro
Te puedes ayudar cargando el peso con la silla pero no es fundamental para exprimirle al máximo.
Cuenta con un giro gradual y dosificable de manera que una vez centrado el núcleo te resultará fácil mantenerte en él con un giro continuado, sin salirte de la ascendencia..
Tuve la impresión visual de que la vela banquea bastante, sin embargo, mantiene una buena tasa de caída. Seguramente su gran bóveda le confiere esta característica ya que aún en giro banqueado mantiene gran parte de su superficie alar sustentando.
El cambio de sentido resulta amplio y sin trepadas.
Wingovers: Debido a su envergadura hay que hacerlos amplios y definidos, es posible ampliar o disminuir la amplitud del wingover con total control, no tiene tendencia a desbocarse y por ello no es necesario retenerla. La energía debe dosificarla el piloto.

Navegando y corriendo
La estabilidad en el eje de cabeceo es notable, la vela tiende a salir por delante y, por ello, al navegar en aire movido se puede avanzar manteniendo una velocidad regular y sin deteriorar el rendimiento con trepadas.
Gracias a que la O7 mantiene una gran presión interior, es relativamente fácil de llevar recto a manos libres corrigiendo el rumbo con el cuerpo. Pisando el acelerador esta sensación se mantiene, en los cajones cerrados del borde de ataque cuenta con una rejilla en el punto de impacto de forma que al aumentar la incidencia la vela continua recibiendo un flujo de aire que ayuda a mantener la presion interior alta.

A manos libres va a 40 km/h y el rendimiento “asombra”. Durante el campeonato de Taucho estuve realizando varios planeos estabilo con estabilo con algunas velas de competición clase open y en ningún momento noté que me dejaran atrás.

La prueba más determinante fue un planeo a gol durante la última manga en la cual pude alcanzar al grupo de cabeza. En esta ocasión tuve un mano a mano de más de 2 Km. intentando adelantar a José Manuel Reina que iba volando su Axis Para Mercury. Ambos nos mantuvimos pisando a tope el acelerador con una velocidad constante de 58km/h. A mí me faltaron 2 cm. para llegar al tope del acelerador (polea con polea) y Reina me dijo que el tampoco pudo pisar completamente el recorrido de su acelerador. En todo caso, he de decir que en este planeo perdimos la misma altura y prácticamente íbamos a la misma velocidad, aunque finalmente me ganó por 2 segundos. Un dato comparativo interesante teniendo en cuenta que la Mercury hoy por hoy es una de las mejores velas de competición y que la Omega 7 (DHV2-3) pudo aguantarle el pulso...

Seguridad

Durante las 7 horas de vuelo en Taucho tuve al menos 2 horas de térmica muy potente, rasqué unas cuantas veces pegado a los barrancos y también tuve que esperar el SP metiendo orejas en las barbas de la nube. De todo ello el saldo fue una plegada frontal durante una transición a manos libres, la plegada fue muy simétrica, mi respuesta fue una leve presión al freno y reabrió enseguida, eso sí dejando una pequeña corbata en el estabilo derecho. Enseguida vi el cordino “quita corbatas” (va enfundado en rojo), tiré de él y se abrió.

La Omega 7 está homologada en la DHV como 2-3. Tal como yo la volé, en el rango superior del peso de la talla 30, tiene 10 pruebas de la DHV con “2” y el resto de tests (7) los pasó en la categoría 2-3. Es decir, en cuanto a seguridad pasiva es una vela 2-3 y, en general, requiere experiencia y un pilotaje activo. No es una vela para cualquiera, aunque cualquier piloto que haya volado velas de competición comprobará que es una vela muy fácil de llevar, sin mañas ni sorpresas en el pilotaje.


Ficha técnica del fabricante
 Omega 7
24
26
28
30
Superficie Plana - m2
23,7
25,89
28,05
29,91
Superficie proyectada - m2
19,91
21,75
23,56
25,12
Envergadura - m
12,22
12,77
13,29
13,73
Envergadura Proyectada - m
9,46
9,88
10,29
10,62
Alargamiento - m
6,3
6,3
6,3
6,3
Alargamiento proyectado - m
4,5
4,5
4,5
4,5
Cuerda central  - m
2,43
2,54
2,64
2,73
Cuerda mínima - m

0.49

0.51

0.53

0.55

Peso de la vela - Kg
5,95
6,35
6,75
7,15
Nº de Cajones
73
73
73
73
Peso en vuelo - Kg

70 - 90

80 - 103

90 - 116

100 - 130

Distancia de las bandas a la vela

7.49

7.83

8.15

8.42

Velocidad Minima

24 (+/- 1)

Velocidad Manos libres

40 (+/- 2)

Velocidad Máxima

58 (+/- 2)

Tasa de caida Minima

1.0 (+/- 0.1)

Planeo

10 (+/- 0.1)

* La información sobre prestaciones varía en función de la posición del piloto,
características aerodinámicas del arnés y de la ropa del piloto (ej. mangas de velocidad)
         
Nivel DHV DHV 2-3 DHV 2-3 DHV 2-3 DHV 2-3
 
Manual Omega 7. . . . Descargar en .pdf

Construcción - Materiales:  
Tela extradós e intradós

Nylon NCV, Waterrepellent  New Skytex 6.6, 40 gr/m2

Borde de ataque

Nylon NCV, Waterrepellent Evolution New Skytex 6.6, 44 gr/m2

Perfiles
Nylon NCV, New Skytex 6.6 / 44 gr/m2
Costillas
Nylon NCV, New Skytex 6.6 / 40 gr/m2
Refuerzo en borde de ataque y de fuga

Polyester/Mylar 20 mm

Refuerzo en borde de fuga:   
Polyester 175 g/m2
Maillones:

Inox 3,5 mm, 750 kg

bandas:

Polyester, Aramid 13 mm, 1000 kg


. . Líneas:

  • Liros, Aramid sin funda con protección UV 0.45 mm / 0.6 mm / 0.7 mm  (1º nivel)
  • Liros, Aramid sin funda con protección UV 0.6 mm / 0.7 mm / 0.9 mm  (2º nivel)
  • Liros, Aramid sin funda con protección UV 0.9 mm / 1.1 mm / 1.25 mm  (3º nivel)
 

Gama de colores:


* Se puede pedir otras combinaciones de colores


La Omega 7 tiene una bóveda muy pronunciada y formas estilizadas y elegantes, que definen a la perfección la personalidad del ala en vuelo.


Listos para despegar: las bocas de cajón en media luna y una ventana de rejilla de 2 cm. de alto para los cajones cerrados.


Las bandas de la Omega 7 no dejan indiferente a nadie. Poleas de metal, bandas finas e indicador Mac Cready



Para que las velas de gran alagamiento como la Omega 7 suban parejas lo ideal es tirar de los cordinos centrales en vez de toda la banda.


El tacto de freno de la Omega 7 es directo.


Esta vela tiene una línea de freno limpia y muy definida que llega prácticamente hasta el estabilo.


Paramotor
Le hice un vuelo de prueba con mi Trike Airfer V200. El inflado fue a la primera, corre mucho y planea más. El mando se pone duro y el giro resulta homogéneo aunque también algo amplio. Navega muy bien y gracias a sus prestaciones se nota como el consumo se reduce.
Evidentemente, no es la vela ideal de paramotor pero resulta agradable de volar y, seguramente, un piloto de paramotor y vuelo libre con nivel suficiente se divertirá mucho aprovechando térmicas invernales.


Conclusión
Los mejores argumentos de la Omega 7 para competir en el segmento de velas avanzadas son sus +10,1 de fineza, velocidad máxima de 60 Km/h*, un giro eficiente y dosificable y acabados impecables. Todo esto con seguridad DHV 2-3.

*Tener en cuenta que la Omega 7 requiere de un arnés carenado para sacar todo su potencial.

Los pilotos maduros, con años y horas de vuelo y varios parapentes a sus espaldas literalmente van a 'alucinar' con esta vela pues representa un notable avance en la evolución de los parapentes: Prestaciones similares a las de muchas velas de competición en un parapente asequible de pilotar y homologado 2-3.

Personalmente opino que la mayoría de los pilotos deberíamos optar por velas hasta DHV 2. No obstante, muchos pilotos sienten que ya han superado una etapa y desean disfrutar de mejores prestaciones y nuevas sensaciones.

Este cambio puede ser recomendable en los pilotos con experiencia en vuelo en térmica de al menos un par de temporadas intensivas y que hagan unas 100 h de vuelo al año.



LO+: Giro y rendimiento.

LO- : Plegar cajón por cajón...

+Info: www.advance.ch

En España: www.draconexion.com

*Lee otros Tests de Ojovolador

Test realizado por Daniel Crespo,
Daniel es piloto y competidos en Parapente y Paramotor.
Puedes conocer más visitando su blog:

Publicado: 4 de enero, 2007

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com, ya sean textos o imágenes,
pertenecen a Ojovolador.com y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc.)
está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com e incluyendo los créditos
y enlaces correspondientes a Ojovolador.com (contáctanos por email).

© Ojovolador 2002-2009 Todos los derechos reservados.
Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de nuestro trabajo.

Ojovolador.com, Pedro Bernardo Avila, 05470, España. Tel. +34 920387413