Tu pagina de inicio en Ojovolador.com Noticias y actualidad en el mundo del parapente Noticias de Paramotor y paratrike.
Articulos, tests, seguridad, técnica, relatos.
Galerias, Diseños, fondos de escritorio...
Tienda TheFlyingEye, camisetas Ojovolador
Donde aprender, escuelas y vuelos en biplaza
Por © Ojovolador.com, revista digital de Parapente y Paramotor. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio.
¿quieres volar en parapente biplaza?        todo lo que debes saber sobre un curso de parapente.
El Paramotor es la forma más sencilla de aviación ligera que existe, una de las más seguras, y también la de menor costo. Consiste en volar gracias a la sustentación dada por un parapente (planeador de tela) y la propulsión otorgada por un pequeño motor con una hélice en la espalda del piloto, aparato que también recibe el nombre de paramotor. Todo el equipo no pesa más de 32-40 kg, y la mayoría cabe en el maletero de un automóvil normal.
A diferencia del deporte del parapente, en Paramotor se despega desde terreno llano con la misma técnica de inflado del parapente, a pie (o con un carrito de ruedas o trike), pero aprovechando el empuje del motor para generar la sustentación del ala y elevarse del suelo.

La capacidad de volar bajo y lento, la sensación 'abierta' del vuelo, la portabilidad, los bajos costes del equipo y su mantenimiento, además de los buenos márgenes de seguridad con que se puede volar, se consideran los mayores méritos del Paramotor. Es una actividad divertida, que permite pasear sobre los paisajes más bonitos disfrutando de una vista prácticamente en 360º y que se puede practicar en casi cualquier lugar.


El piloto francés Pierre Aubert fue uno de los primeros paramotoristas que comenzó a fabricar y perfeccionar sus propios paramotores. Radicado en España, hoy dirige una de las más importantes fábricas de paramotor: PAP.

Desarrollo
El deporte surgió en Francia a finales de los 80, cuando algunos parapentistas comenzaron a adaptar propulsores a sus equipos de parapente para poder despegar desde zonas llanas alejadas de las montañas. Algunos de esos pioneros hoy son líderes de las principales fábricas de Paramotores europeas, y las máquinas han evolucionado desde las primeras (y pesadas) unidades que adaptaban motores de corta-césped a muchas que hoy usan motores especialmente diseñados para el vuelo. Los paramotores se han hecho más fiables y ligeros, los hay de 2 tiempos e incluso de 4 tiempos, y la disciplina de despegue con ruedas o sobre un carrito tipo triciclo conocido como "Paratrike" encuentra cada vez más adeptos por su facilidad de uso y menores exigencias para el físico del piloto.
Además, actualmente se fabrican parapentes especiales para su uso con propulsión, más resistentes al peso, más seguros y con características que ofrecen mayores ventajas en este tipo de vuelo. Es el caso de la tecnología reflex, que permite volar a altas velocidades (sobre 60 km/h) con gran estabilidad, posibilitando así las travesías largas incluso con condiciones de viento.

La mayoría de los pilotos de paramotor son hombres mayores de 30 años, pero no hay límites de sexo ni edad a partir de unos requisitos mínimos de estatura y peso, es un deporte practicado por hombres y mujeres en muchos países del mundo y cuenta ya con un circuito de competición de alto nivel. También comienza a desarrollarse una modalidad ‘freestyle' en la que se privilegia el vuelo rasante y las maniobras acrobáticas.

El vuelo en Paramotor
Esta aeronave puede volar a velocidades de entre 25 y 70 km/h, en alturas que van de 0 a 7800m (actual record de altura) aunque generalmente se vuela a no más de 300m del suelo. El peso del motor varía entre 20 y 36 kg, dependiendo generalmente de la potencia que se requiera – en general, a mayor potencia y cilindrada, mayor peso. El paramotor lleva incorporado un arnés sobre el cual el piloto quedará cómodamente sentado una vez en vuelo y que en tierra servirá para cargar el motor en su espalda como si fuera una mochila. En vuelo, el arnés o silla del paramotor queda suspendida debajo del parapente inflado y el piloto controla su trayectoria usando los frenos del parapente que lleva en las manos y controlando el empuje de su motor con un pequeño acelerador manual que lleva en una de sus manos.

Gracias a que el paramotor es un conjunto entre planeador (parapente) y motor, en caso de que el motor falle o se apague no hay ningún problema porque se seguirá planeando como en vuelo libre. Lo único es que sin motor no se sube y, a menos que el piloto sea capaz de encontrar una ascendencia natural, deberá buscar un buen lugar y aterrizar.


Existe una normativa de vuelo y entre otras cosas esta totalmente prohido sobrevolar ciudades y aglomeraciones gente. En esta imágen se sobrevolaba madrid para nua exhibición del ayuntamiento y se contaban con todos los permisos.
 
 

A
prender a volar en paramotor no es difícil. La mayor dificultad es el peso del aparato sobre la espalda durante los momentos previos al despegue, pero cada vez se hacen equipos más ligeros y una vez aprendida la técnica correcta de despegue (y algunos ‘trucos') cualquier persona puede volar –incluso aquellos que no se consideren muy “deportistas”- guiados por una buena escuela.
¡Despega con Ruedas!
También existe la modalidad de paramotor con trike , en la que se usa un pequeño carro ligero de 3 ruedas, de entre 8 y 20 kg de peso, para despegar y aterrizar, librando así al piloto de tener que correr con el peso del motor en la espalda. Esta modalidad de vuelo conquista cada vez más adeptos e incluso ha entrado en el circuito de competición internacional.

Existen cada vez más escuelas dedicadas profesionalmente a la enseñanza de esta disciplina aérea en todo el mundo. Es importante tomar un curso con instructores reconocidos, que cuenten con una zona adecuada para el aprendizaje –lejos de cables eléctricos y carreteras con tráfico, por ejemplo. En España, las escuelas deben dar de alta a los alumnos en un seguro durante el periodo de aprendizaje.

Generalmente las escuelas son también distribuidoras de equipos y ofrecen dos modalidades para hacer el curso, una es incluyendo en el precio el uso del equipo de vuelo de la escuela –al que se suma todo lo que el alumno pueda romper (generalmente hélices)– y la otra es comprando el equipo con un descuento significativo para el curso. Esta última es recomendable sólo si se está seguro de querer seguir volando después de acabar el curso.

*Desaconsejamos totalmente intentar aprender a volar solo, sin la supervisión de un instructor calificado, por los altos riesgos implícitos en el mal uso de un equipo de vuelo.
 
 

Antes de apuntarse a un curso de paramotor es posible hacer un primer ‘vuelo de bautismo' en un paramotor biplaza con un piloto calificado, sin necesidad de saber nada. Estos vuelos se hacen en un equipo diseñado para llevar a dos personas, ya sea despegando a pie –en cuyo caso sólo hay que correr un poco en el despegue (el peso del motor lo lleva el piloto)- o en un trike sobre ruedas. El vuelo en biplaza es ideal para conocer las sensaciones del vuelo y disfrutar de un paseo en esta sencilla aeronave. Si te gusta, el siguiente paso es buscar una escuela cerca de tu casa ¡y aprender a volar con tus propias alas!






España, cuna de Paramotoristas

España ha tenido un papel significativo en el desarrollo del deporte, con pilotos que han estado durante años en los primeros puestos de las más importantes competiciones internacionales y un activo colectivo de aficionados que crece cada año en un país donde es posible volar prácticamente en cualquier época. Por ejemplo:
Ramón Morillas, campeón del mundo en tres ocasiones
, ha empujado los extremos del vuelo en paramotor con hazañas como sus record del mundo de distancia, el último en 1106 km por encima del mar, o de altura con 7800 metros y varias travesías sobre mar, volcanes o selvas.
Dani Martínez ha estado involucrado en el desarrollo de nuevas modalidades de vuelo rasante o 'free-style' y es piloto de pruebas de una conocida marca de parapentes. Junto a ellos, los pilotos del Equipo Europeo de Paramotor (entre los cuales hay españoles y franceses) han sabido llevar el vuelo motorizado al campo del espectáculo pirotécnico y lumínico con técnicas asombrosas para ilusionar a los espectadores.
Por último e igualmente importantes, los fabricantes de paramotores
españoles han sido los mayores impulsores del desarrollo del deporte y ya cuentan con reconocido prestigio dentro y fuera de España, como PAP, Airfer o Clemente, y marcas nuevas que están haciendo un buen trabajo de desarrollo para nuestras máquinas y forma de vuelo.

 

 

Todo sobre el vuelo para voladores, en Ojovolador.com

Si estás ansioso por saber más de parapente antes de comenzar tu curso, te sugerimos que des un paseo por nuestra revista virtual Ojovolador y veas algunas espectaculares imágenes en las Galerías de la sección MIRA! y en los ALBUM de la Comunidad de Pilotos, donde también puedes plantear preguntas en foros de discusión.
Si quieres enterarte de lo último puedes ver las noticias de la sección Paramotor, o las de Mundo Volado (parapente), o ir a la página principal, Versión 360, donde encontrarás una vista general de lo que hay en Ojovolador.com
Finalmente, en la sección Enlaces encontrarás muchos links útiles, o puedes usar el buscador en las principales secciones. Si es de parapente o paramotor, seguro que tenemos algo...

¡Buen vuelo!

 

 

 

 

Todos los contenidos publicados en Ojovolador.com (textos y fotos) pertenecen a Ojovolador.com y su copia y reproducción en cualquier otro medio (prensa, web, foros, etc) está prohibida, salvo autorización expresa de Ojovolador.com
© OjoVolador
2002 - 2010

Por favor respeta los derechos de propiedad intelectual de esta web