Para la mayoría, el cielo es el límite. Para los que aman volar, el cielo es el hogar.